domingo, 4 de diciembre de 2011

Silencio en la carretera - Coches eléctricos - Julio Pla

El conductor se despistó un momento y casi atropella a dos muchachos que no lo oyeron llegar.




Dado que eran jóvenes y con un excelente oído, ¿cómo pudo suceder?
Pues porque el automóvil circulaba en absoluto silencio. Su motor eléctrico solo emitía un ligero zumbido, apenas audible aunque estuvieras a pocos metros de él.


Desde hace décadas se sabe que las reservas petrolíferas del planeta, acabarán agotándose, pero no ha sido hasta ahora que las multinacionales del automóvil, han empezado a tomarse en serio el uso de otro tipo de energía, alternativa al petróleo, para hacer funcionar sus coches.
Ya hace algún tiempo que se empezó a experimentar con la electricidad, el hidrógeno e incluso con el aire comprimido, pero aunque parece que el hidrógeno será la mejor opción, aún tiene algunos problemas serios de superar.
Dadas las circunstancias actuales, la solución eléctrica es la más fácilmente adaptable a corto plazo. De hecho, ya se están comercializando coches movidos total o parcialmente con electricidad. Parece que en este grupo, los llamados "automóviles híbridos" son los que llevan ventaja, seguramente por ser una opción intermedia entre los de motor térmico y los totalmente eléctricos.
Estos vehículos están propulsados por la combinación de un motor de gasolina de bajo consumo, y un motor eléctrico, que pueden funcionar independientemente el uno del otro, o los dos a la vez.
Como todos sabemos, los motores eléctricos necesitan baterías para alimentarse, y aquí también encontramos alguna diferencia. Los hay "enchufables", o sea, que recargan sus baterías directamente de la red eléctrica, que puede ser industrial o doméstica, y los que la recargan a partir del funcionamiento del propio vehículo, igual que la batería convencional que todos han llevado siempre instalada.
Lógicamente, los "enchufables", pueden llevar más baterías, y obtener más potencia para su motor eléctrico, pero esto es a cambio de un mayor peso del vehículo, y un menor volumen del maletero, pues este se reduce al tener que ubicar las baterías en él. Tampoco es despreciable el aumento de precio que experimentan estos tipos de vehículos, comparados con otros similares, de motor convencional.
Por el momento, cada marca va buscando su camino, y no todos coincides, pero estos senderos los iremos recorriendo en próximas andaduras, a los que gustosamente os invitamos.

ESCRITO POR: JULIO PLA
FECHA: 04/12/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario