domingo, 25 de diciembre de 2011

10 consejos para elegir los regalos en Navidad (Parte 01)

Comparar precios y escoger el juguete más indicado para cada edad son normas básicas al adquirir los regalos navideños



Ha llegado la Navidad y los Reyes Magos y Papá Noel se preparan para recibir las cartas de los niños con sus peticiones de juguetes. Pero la crisis económica representará un papel fundamental en la presente campaña navideña. Según un estudio pormenorizado de EROSKI CONSUMER, los españoles gastarán de media en juguetes alrededor de 70 euros por niño durante estas fiestas. Sin embargo, en la lista deregalos, los padres deben intentar incluir juguetes de carácter didáctico, otros relacionados con deportes, videojuegos, libros o cuentos, juegos de mesa y de manualidades e instrumentos musicalesapropiados para cada edad y que potencien la imaginación e inteligencia de los pequeños.


La Navidad es la época del año en la que se realizan más gastos. Una de las principales partidas es la destinada a los juguetes y regalos para los más pequeños de la casa. En los últimos tiempos, la pésima situación económica, las altas tasas de paro y el alza de precios obliga a los consumidores españoles a hacer recortes y uno de cada cuatro asegura que su presupuesto para regalos navideños disminuirá una media de 79 euros respecto al año pasado. Según se desprende del estudio elaborado por EROSKI CONSUMER, en esta campaña de Navidad de 2011 las familias tienen previsto gastar de media unos 70 euros por cada niño.

10 consejos para elegir los juguetes en Navidad

Decidir qué regalar a los niños por Navidad constituye, a menudo, una difícil tarea. Además de tener presentes las recomendaciones de la asesora pedagógica Rocío Ramos-Paúl, en Infojuego, pueden seguirse una serie de recomendaciones que harán más sencilla la elección:
  1. En primer lugar, hay que recordar que los destinatarios de los juguetes son los niños y no los padres. Por ello, no se puede regalar el tren eléctrico, el coche teledirigido, la muñeca o el libro que los padres desearon en su infancia y nunca recibieron. En principio, el pequeño debe recibir los regalos que él mismo ha solicitado en su carta.
  2. De antemano, se debe rechazar todo juguete en cuya etiqueta no se incluya la marca "CE" (conformidad europea) de seguridad de los juguetes e información sobre el fabricante o el importador. Cualquier juguete fabricado o vendido en la UE debe llevar la marca CE, el nombre y dirección del fabricante y un código que permita identificar el juguete, en caso de que haya que retirarlo del mercado por algún problema de seguridad.
  3. Hay que conocer cuáles son los juguetes más apropiados para cada edad. No conviene comprar a los niños muy pequeños, de 0 a 2 años, los juguetes pensados para otros niños más mayores. Los fabricantes invierten gran esfuerzo en adecuar cada juguete a la edad que recomiendan. Por ello, se aconseja estudiar la etiqueta y las advertencias del fabricante, y poner especial atención en la edad recomendada. Además, hay que negarse a regalar un juguete que se considere sexista o bélico.
  4. Si se regalan videojuegos, hay que fijarse en la carátula para saber la edad a la que se dirigen y los contenidos que incluyen. Se debe limitar el tiempo de juego y supervisar su uso. Una utilización prolongada puede ocasionar nerviosismo en el niño, fatigar su vista y hasta causar miopía. Hay que evitar los videojuegos de carácter violento, sexista o discriminatorio, que pueden influir de forma negativa en el desarrollo del pequeño, y decantarse por otros que permitan la participación de varias personas para evitar que juegue solo.
  5. En el establecimiento se debe comprobar el contenido del embalaje y el funcionamiento del juguete, para asegurarse de que está en perfecto estado. Las instrucciones de uso para una utilización segura y adecuada del juguete tienen que estar en idioma español. Además, conviene conservar el tique de compra y el embalaje del juguete, en el que figuran todos los datos del fabricante, que serán necesarios en caso de reclamación.
  6. No conviene saturar al niño con demasiados juguetes, es mejor fijar un límite razonable. Se puede solicitar a familiares y amigos de confianza otros artículos que el niño necesite (un pijama, ropa de cama divertida, unas zapatillas de deporte, una mochila, etc.). Al principio, los pequeños se ilusionan mucho con todos los juguetes, pero después solo prestan atención a uno o dos.
  7. Se pueden aprovechar las distintas festividades navideñas y de Reyes para dosificar la entrega de regalos. Se debe hacer comprender a los pequeños que los Reyes Magos no pueden traerles todos los juguetes que les han pedido, porque tienen que hacer regalos a otros muchos niños. Hay que evitar el consumismo caprichoso desde la infancia y no dejarse llevar por la publicidad, que ejerce una gran influencia sobre los pequeños.
  8. Hay que acostumbrar a los niños a jugar acompañados, con padres, hermanos o con otros niños. Sin embargo, se deben respetar sus momentos de juego individual. Por su parte, los padres y el niño deben desenvolver juntos cada juguete, para evitar que el pequeño realice solo esta tarea.
  9. Hay que intentar regalar libros o cuentos y procurar que el libro sea lo más parecido a un juguete, frente a una herramienta de trabajo escolar.
  10. Se recomienda no manipular, ni cambiar las características del juguete. Hay que fijarse en las advertencias de seguridad que figuran en el juguete y tener en cuenta que puede contener algún producto tóxico para el niño (metales como el plomo pueden formar parte de algunos juguetes, tanto en la pintura como en el plástico). Las piezas que componen los juguetes deben ser grandes para impedir que los niños las ingieran.
FUENTE: CONSUMER.ES
FECHA: 24/12/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario