miércoles, 27 de junio de 2012

LA CERVEZA - PARTE III


LA CERVEZA

Su consumo moderado aporta gran cantidad de nutrientes a la dieta y no favorece la obesidad

Cerveza sin alcohol

La cerveza sin alcohol se diferencia de la normal, únicamente, en la desaparición del alcohol, puesto que conserva todos sus nutrientes. Un botellín de cerveza "sin" al día aporta 10 miligramos de calcio, potasio y muy poco sodio. Además, tiene un alto contenido en agua (95%) y efectos antioxidantes que contribuyen a prevenir las enfermedades cardiovasculares. "Entre el 15% y el 30% de la población española se ve afectada en estos momentos por la hipertensión arterial. Estas personas deben seguir dietas hiposódicas y no deben consumir alcohol, por lo que la cerveza 'sin' puede ser una opción muy recomendable", explica Jesús Román Martínez, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA).

Esta bebida contiene tres veces menos calorías que un refresco o una ración de fruta, "lo que la convierte en una opción muy recomendable en dietas de adelgazamiento, ya que ayuda a romper la monotonía de la dieta", afirma el doctor Martínez. "También puede ser una refrescante elección para las personas mayores, pues además de ser hidratante, su aspecto y sabor recuerda más que los refrescos a las bebidas de mayor graduación, que en edades más jóvenes fueron consumidas con más frecuencia e intensidad", añade Martínez

Cifras del sector

Según datos de la Asociación de Cerveceros de España, la producción en 2001 alcanzó los 2.770 millones de litros. Una importante cantidad que colocó a nuestro país en el tercer puesto dentro de la Unión Europea, por detrás de Alemania y Reino Unido, y en el noveno a nivel mundial.
Ese año, las ventas mantuvieron la línea de recuperación y alcanzaron los niveles de principios de los años 90, cuando experimentaron un fuerte descenso. El creciente turismo y el descubrimiento de esta bebida en zonas poco habituadas a ella, propiciaron este ascenso. "El consumo de cerveza aumenta durante la época estival por las favorables condiciones climatológicas y la afluencia del turismo. Sin embargo, en los últimos años se está produciendo una desestacionalización del consumo y está aumentando en zonas menos cálidas y tradicionalmente menos cerveceras, como la Cornisa Cantábrica", explica el portavoz de Cerveceros de España.
En cuanto al consumo de cerveza sin alcohol, éste representa el 7% del consumo total, con la cuota de mercado más alta de Europa, "lo que indica que, pese a tratarse de un producto relativamente nuevo, la cerveza sin alcohol se presenta como una bebida con una clara proyección de futuro que satisface las necesidades de determinados consumidores que no pueden o no quieren tomar alcohol".
Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, los españoles consumieron en 2001 algo más de dos millones de litros de cerveza. Esta cifra supone 54,4 litros per cápita al año. Además, un análisis sociodemográfico demuestra que el consumo es mayor en los hombres que en las mujeres.
Por zonas geográficas, en la región sur se confirma un consumo más elevado, tanto en hombres como en mujeres, con una tasa del 34%. Le siguen Canarias y Levante, con porcentajes cercanos al 20%, y es "significativo" el caso de la zona centro, que ostenta el primer lugar en cuanto a consumo masculino, con un 46,4%, mientras que el femenino desciende hasta el 8,31%

FUENTE: WWW.CONSUMER.ES
FECHA: 6 DE MAYO DE 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario