lunes, 9 de julio de 2012

LA CERVEZA. PARTE II


LA CERVEZA - PARTE II

Su consumo moderado aporta gran cantidad de nutrientes a la dieta y no favorece la obesidad

¿Engorda la cerveza?

Diversas investigaciones aseguran que la aportación calórica de la cerveza es muy inferior a la de otras bebidas alcohólicas y ligeramente inferior a la de refrescos y colas. Una caña de 200 mililitros apenas aporta 90 kilocalorías. O, lo que es lo mismo, el consumo moderado supone sólo un 4% de las calorías totales de la dieta de los hombres y un 3% de la de las mujeres, por lo que se concluye que la popularmente calificada como "tripa cervecera" se debe, en realidad, a otros hábitos de alimentación y estilos de vida.

"Se ha descubierto que el causante de la 'curva de la felicidad' es la variante DD del gen de la enzima conversora de la angiotensina (ACE), que favorece la acumulación de grasas alrededor del abdomen Los portadores de esta variante tienen tendencia a desarrollar grasas abdominales, aunque no todas las personas llegan a desarrollarla si siguen una dieta equilibrada y realizan ejercicio", argumenta el Centro Cerveza y Salud.
Por su parte, el doctor Serra defiende que "las personas que realizan mayor actividad física consumen cerveza de forma más regular que los que no la beben", lo que conlleva un menor Índice de Masa Corporal y, en consecuencia, aleja las posibilidades de padecer obesidad. "Esta afirmación rompe con el mito popular de que los bebedores regulares de cerveza tienden a ganar peso", concluye Lluis Serra.

Inconvenientes

No se puede olvidar que, pese a sus virtudes, la cerveza no deja de ser una bebida alcohólica y, por ello, es importante insistir en la necesidad de un consumo moderado. Cantidades superiores a las permitidas por el metabolismo implican graves consecuencias:
  • Cantidades excesivas de alcohol repercuten de manera negativa en órganos vitales como el hígado, el cerebro, el corazón y la sangre.
  • Irrita el estómago y lesiona el recubrimiento del intestino, lo que ralentiza la absorción de algunos nutrientes.
  • Disminuye el aporte de un gran número de vitaminas y minerales, y aumenta los triglicéridos en la sangre y los niveles de hierro.
  • En ayunas o sin alimentos sólidos puede producir hipoglucemia.
  • Contribuye, en cierta medida, al desarrollo de la obesidad, aunque no en los niveles que se creía hasta ahora.
FUENTE: WWW.CONSUMER.ES
FECHA: 6 DE MAYO DE 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario