miércoles, 19 de octubre de 2011

Enchufados a la carretera - Coches eléctricos

La marca francesa inicia la comercialización en noviembre de su gama de eléctricos con una berlina de impecable presentación y una furgoneta polivalente, dos vehículos con excelente relación calidad-precio.
C.F. Cascais (Portugal)
Renault inicia su imparable escalada por el mercado de los coches eléctricos y está dispuesta a cumplir su objetivo de tener una completa gama de vehículos <enchufados> para finales de 2012. Pero su apuesta ha comenzado ya. En noviembre estarán disponibles en los concesionarios dos de los vehículos de la gama, la berlina Fluence ZE y la comercial Kangoo ZE. El primero estará disponible a partir de 19.800 euros y la furgoneta a partir de 14.000 euros.
Revelado en septiembre de 2009 en el Salón de Fráncfort como concept-car, Fluence ZE llega ahora a la red Renault. Este vehículo está destinado a clientes particulares o a flotas en busca de un vehículo estatutario que sea económico y más respetuoso del medio ambiente.
Fluence ZE es la primera berlina tricuerpo 100% eléctrica por el precio de equivalente térmico. Completa la oferta de Renault en este segmento con una versión Cero Emisiones en el uso. Inédito en este segmento, Fluence ZE cuenta con una línea seductora, un habitáculo confortable y todo un arsenal de tecnologías útiles.
Para distinguirse de su hermano con motor térmico, Fluence ZE adopta una serie de elementos característicos propios de los vehículos eléctricos de la gama Renault. Así pues, Fluence ZE se reconoce de inmediato por sus elementos azulados específicos: faros, cerco de las luces antiniebla, logos delanteros y traseros, rejilla de calandra y logotipo <Fluence>. Fluence ZE dispone asimismo de luces traseras totalmente rediseñadas – con una trama de rombos azulados incorporada – y de una calandra específica, más abierta.
El habitáculo de Renault Fluence ZE recoge todos los elementos presentes en la versión térmica. El ordenador de a bordo integra ahora la información <eléctrica>: consumo instantáneo y medio, autonomía, carga o descarga de la batería. La <sonda de energía> indica el nivel de carga de la batería, exactamente como lo hace un aforador de carburante convencional. En el salpicadero, de líneas puras y tensadas, la moldura decorativa es de un color aluminio exclusivo y las marcas de la consola central recuerdan las distintas posiciones de la palanca de mando (marcha adelante, marcha atrás, neutro y párking).
Gracias al alargamiento de la parte trasera, el maletero preserva un volumen de 317 dm3 a pesar de la presencia de la batería. En el ingenioso doble fondo se puede alojar, por ejemplo, el cable de la recarga. Renault Fluence ZE dispone de todo un arsenal de tecnologías útiles como la navegación integrada, conectada y adaptada al coche eléctrico, la telefonía Bluetooth, la climatización automática bizona, el encendido automático de los faros y la activación automática del limpiaparabrisas. Para simplificar la utilización, todos los dispositivos están perfectamente integrados para una ergonomía impecable: por ejemplo, los mandos de la radio, del teléfono y del regulador de velocidad están al alcance de la mano sin necesidad de retirar las manos del volante.

Silencio en marcha.
Lo primero que sorprende al probar un vehículo eléctrico es el silencio a bordo. El motor ya no hace ruido y la insonorización del habitáculo se ha cuidado especialmente para disfrutar plenamente de este nuevo entorno. Con el coche parado, parece que el motor está apagado. Una señal acústica y un testigo <Go> le indica que Fluence ZE está listo para salir en un silencio total. Sus referencias auditivas son ahora el ruido del aire y de los neumáticos y la conducción puede ser más calmada y tranquila. De verdad, nunca la carretera ha sido tan zen…
La segunda sorpresa es el modo de funcionamiento del motor eléctrico. Se trata de un motor de tipo síncrono con motor bobinado. Su potencia máxima de 70 kW (equivalente a 95 CV) se obtiene al régimen de 3.000 r.p.m. y su par máximo alcanza 226 Nm. Este par máximo se suministra de forma instantánea y las aceleraciones son limpias, inmediatas y constantes en todo el abanico de utilización. El hecho de que el par esté inmediatamente disponible es una garantía de seguridad y placer en cada aceleración. La sensación es inédita y sorprendente y las prestaciones están adaptadas de forma idónea a las necesidades de movilidad y a las exigencias actuales de la carretera. Tampoco hace falta cambiar las marchas: la concentración en la carretera es total y la conducción placentera y tranquila.
Dos fáciles formas para tener la batería a punto
Existen dos maneras de recargar Fluence ZE. En todos los grandes países europeos se han firmado contrato con los suministradores de electricidad (RWE en Alemania, EDF en rancia, Acciona en España, a2a y Enel en Italia, etc.) y los gobiernos. Los compromisos adquiridos conducen a una previsión de 50.000 puntos de recarga en Europa en el 1º semestre de 2012.
En casa, la recarga es fácil. La Wall-Box es el equipamiento imprescindible para la carga estándar a domicilio. Literalmente, Wall Box significa <caja mural>. Se trata de un cajetín instalado en la pared, al igual que el contador eléctrico. Debe ser instalada por un electricista autorizado. Para facilitarle los trámites al cliente, Renault se ocupa de poner en relación a los clientes con profesionales de empresa socias, como Acciona en España. Las principales ventajas de este borne son la velocidad de carga, la conformidad a las normas, la ergonomía y la posibilidad de comunicar con la red eléctrica para beneficiarse de las mejores tarifas de electricidad (de noche o en las horas de menor demanda, por ejemplo). Entre 6 y 8 horas, la batería está totalmente recargada. Para una carga ocasional, Renault propone un cable que se conecta directamente a una toma doméstica de 220V. La recarga completa se efectúa entonces entre 10 y 12 horas.
El Renault Kangoo ZE tiene todavía más en su punto de mira a las flotas, pues sólo el 20% de sus ventas se espera entre particulares. Su mecánica se conforma con unos más modestos 60CV de potencia aunque el par se mantiene en 226Nm y no se prevén problemas con su autonomía de 170Km. Esta furgoneta se venderá en España a partir de 14.000 euros. La variante Maxi de cinco plazas se podrá adquirir desde 16.000 euros y el alquiler de la batería parte de 75 euros al mes.


FUENTE: MOTOR.LEVANTE-EMV.COM
FECHA: 14/10/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario